Todos somos Clarividentes-Claudia Bürk

Pensamientos de invierno (diciembre de 2015)

“La vida, sin ninguna duda, continúa tras la muerte física” “Dios existe” "Tengo pendiente, convencer con todo lo que soy, hago, escribo y reparto, de la existencia de un sentido vital muy profundo, por la mayoría, ignorado o aplazado. Quiero refrescar los tedios, trastornar la rutina, predisponer al asombro, invitar a celebrar el misterio. Quisiera reforzar conciencias y derrotar esa ganga superflua con la que hemos erguido esta existencia moderna, fingida, vicaria y subalterna. Quiero provocar hambre de fe y esperanza y comerme el desencanto del prójimo. Esa es mi real declaración de intenciones, por encima de todo". 
-------------------------------------------


A las personas les dan regulares arrebatos de repulsión contra quienes se sienten en deuda. ¿Os habéis dado cuenta, por ejemplo y si os ha pasado, de cómo alguien que os juega una mala pasada con frecuencia suma a ésta una segunda patada en toda vuestra boca? Es un caso clásico –Jesús-Poncio Pilato- el pueblo condenatorio- de pronto el agraviador comienza a comportarse como el agraviado. A veces lo hace lanzando un pico de reproches sin sentido, hablando mal de todo lo que eres y te rodea, empeñado en un proceso de lapidación de tu persona. Supongo que alguien habrá inventado un nombre para tal reacción humana, pero yo sencillamente tengo la teoría que cuando alguien está en falta o en deuda (fiduciaria o afectiva) necesita crear frente a sí mismo una coartada. A nadie le gusta el peso de la culpa, sentirse miserable. Por tanto, cuando el susodicho se convierte en uno y lo sabe, necesita magnificar o inventarse agravios que justifiquen su quema de brujas. Y no es poco frecuente el caso de esos que acaben por creerse su propia mentira cuando acaban destruyendo al otro hasta los tuétanos…
----------------------------------------------------
Actúa con los demás como lo harías contigo mismo.
Goethe decía que la forma en que ves a la gente es la forma en que la tratas, y la forma en que la tratas es en lo que se convierte.
Si estás todo el día sospechando de los demás, buscándoles el fallo, esperando a que te decepcionen, tan sólo te llevará a anticiparte a que los otros te vayan a fallar.
Piensa en ti: tú eres poco fiable, malintencionado, deshonesto? Pues si tu respuesta es "no", la mayoría de los demás tampoco son así.
Las personas se equivocan.Cometen errores y muchas veces lo que tú tomas por maldad, es el resultado de una frustración.
Lo que esperamos de los otros, condiciona nuestro trato con ellos: si esperas cosas buenas, muestras amabilidad y confianza y eso obtendrás. Pero también ocurre lo contrario: si esperaa a que te fallen, condicionas las cosas a que ocurra y te fijarás en todo lo negativo que esas personas tienen, sin tener en cuenta sus puntos fuertes.
Claro está que todos vivimos injusticias, pero no todo el mundo va a reaccionar igual.
Todos cometemos el fallo de actuar "de morros" cuando nos sentimos defraudados por alguien.Primero piensa: qué pude hacer yo, probablemente, para que el otro me trate así?
La maldad es, por suerte, escasa u minoritaria.La mayor de las veces, no es maldad lo que ves sino DECEPCIÓN, FRUSTRACIÓN, y la consecuencia es esa "maldad" hacía ti.
Más empatía y menos enfados.No temas hablar con esas personas.Pregúntales por qué motivo se sienten así, qué puedes tú hacer mejor.
Comprende y no juzgues.Tan sólo si a un grito devolvemos una sonrisa, la cadena se romperá. Paz para todos.

--------------------------------------------------------- 
Todos somos diferentes y venimos al mundo en formas distintas. Esa es la gracia y lo más hermoso de nosotros. Todas las formas son bellas, quién no sepa ver la real belleza de la autenticidad es un pobre ciego. Deberíamos celebrar cada día nuestra autenticidad, celebrar la forma que hemos ocupado en éste mundo, porque sea como sea, es perfecta. Algunos capullos se han encargado de distorcionar la realidad con cánones de "belleza" equivocados. El cuerpo que ocupamos aquí, es nuestra casa por un tiempo y deberíamos celebrar nuestras diferencias que nos hacen únicos y nos diferencia de las otras almas. Está bien que "nos maquillemos", que "usemos máscaras" (cómo un juego) pero a veces sería bueno presentarse como se es, prescindiendo de todos los artificios que nos ocultan para atisbar el cráneo que tenemos debajo. Aplaudo a los que no temen a la Verdad y que se dan permiso en el mundo para ser quienes son y no aquellos que quieren aparentar por agradar a personajes que, en realidad, no pintan nada en nuestro desarrollo como seres. 
----------------------------------------------

La mayor parte de mi tiempo, el 90 por ciento de este, lo paso en estricta soledad.Muchas veces observando "ventanas afuera", otras, "puertas adentro" en actitud de introspección.
Me he sentido muy sola en compañía, demasiadas veces.Porque hay gente que en cuestión de unos instantes te hace sentir que retrocedes siglos.A la edad media.Y a las manos negras de la inquisición.
Cuando quieres avanzar, "trabajar" para el progreso real y sano de este mundo nuestro, ya te han agarrado por los huevos y no sabes si estás en mil trescientos o entre salvajes, miles de años atrás.
Dicen que las tradiciones hay que conservarlas.Y los españoles son muy de "eso"...Pero si las"tradiciones" (creo que en el fondo son defendidas por personajes que temen los cambios como una peste, porque se sienten seguros en sus costumbres "confort"...)si es mero conformismo, si la tradición es discriminación, si es maltrato y ruindad, si es abuso, degradación y asesinato deberían cambiar la palabra "tradición" por "calamidad" o quizás por "vergüenza".
Para mí, la mejor "tradición" sigue siendo el activismo vital.
La toma de la verdad y de los derechos de algunos personajes históricos a través del ejemplo, la enseñanza con amor en igualdad. Gracias a Dios, hay muchos más de esos que de los que andan todo el día con el dedo levantado.
Me quedo con la actitud "tradicional" de tantos y tantos héroes anónimos que han luchado por los derechos humanos y animales, solidarios; por un hábitat republicano, por lo igualitario que traspasa fronteras, en contra del interés estratégico de atontarnos, de esclavizarnos.
Hicieron que avanzáramos. Que por fin exista una conciencia respecto al maltrato, tanto animal como humano.Que la homosexualidad es tan natural como cualquier otra, que el AMOR es el fondo claro de cualquier idea y manera de ser. Que la mujer es lo mismo que "Adán". Que no hay costilla prestada. Que todos podamos ser lo que somos; si es con amor, respeto y empatía.Que definitívamente el AMOR en tolerancia sea la reina soberana que gobierne las naciones de este mundo...
Admiro a esos -que aún viendo la desgana de los otros por mover un sólo dedo- apelan por el cambio.Porque cambiar es avanzar, es evolucionar.
Puentes efectivos entre todas las personas de este planeta, entre los animales, los derechos de todo el mundo, piense como piense.Aceptando a todos en su singularidad.
Por qué ese divorcio entre el mundo de las ideas y nuestra hermandad como almas? Por dónde se ha roto la conexión entre lo humano y las percepciones intuitivas?
La sociedad va por delante de los gobiernos.
Empecemos a entendernos: comenzando puertas adentro de nuestras casas, para gradualmente estar en paz puertas afuera.
Que nadie sufra de discriminación a causa de una diferencia.Porque todos somos diferentes y a la vez, somos hilos de un mismo tejido.
Nadie es más ni tampoco menos que tú.
Dejémonos de juicios y de actitudes cicateras y retrasadas.
Más abrazos y más sonrisas.
Sed felices y dejad que todos lo sean: hombres y animales. El mundo es para todos. Pensemos como pensemos.Seamos como seamos.
--------------------------------------------------------
Algunas personas estamos en el mundo para ser "Personas Fogonazo". Los otros se nos acercan con grandísimas expectativas, pero se pueden contar literalmente los días en que tardan en darse la vuelta y dejarte exactamente igual: solos. Cuando vemos que ocurre una, otra y otra vez, ya optamos a no creernos nada. Los halagos nos suenan a palabreo fugaz, las palmaditas en la espalda no son más que golpes y las promesas, estrellas fugaces. Los otros tan sólo se nos acercan para verlos marchar. Imagino que al final habrá una utilidad en todo esto y el Altísimo lo dirige por algún motivo así. Ese ese nuestro consuelo, al menos.
--------------------------------------
Claudia Bürk 
 

Comentarios

Entradas populares