Todos somos Clarividentes-Claudia Bürk

Se libre sin miedo




Vivimos en una sociedad donde desde niños se nos impide ser nosotros mismos, se nos robotiza para ceñirnos a un patrón socialmente adaptado. Y así vivimos y crecemos, envejecemos y dejamos este mundo físico influenciados por las apariencias y las máscaras que llevamos y hemos tenido que llevar durante toda la vida y cuyo peso nos fue aplastando el alma. Nos venden una forma de vida que otros creen que es la perfección, basándose en la belleza, delgadez y el culto excesivo al cuerpo, motivado por sus intereses económicos. Nos venden estereotipos; debemos ser cultos, listos, hablar idiomas y saber. Debemos tener guita y buenos coches. La cuestión es usar máscaras a diestro y siniestro, con tal de desaparecer bajo ellas.

Me hace mucha gracia ver y observar a los demás bajo el peso de sus corporalidades, de qué modo asumen su apariencia y cómo con ella condicionan su vida y su proceder.
Hoy presté especial atención a eso. Observé a una brasileña muy guapa y cómo ésta iba del brazo de un abuelete que a penas se sostenía de pie. Ella, sumida en su papel de seductora damisela tenía el mando sobre el pobre y debil anciano que seguramente había asumido su papel de viejo enclenque y se dejaba hacer...Vi a una chica, mirando al suelo sin levantar la vista, bajo un flequillo espeso y gafas de pasta; posiblemente un día le dijeron que era fea y acabó por adaptarse a ese papel...Vi a un joven mascando chicle con el brazo lleno de tatuajes; asumiendo una rebeldía posiblemente por falta de ideales.
Todo esto sentada en el tren. Miré y miré y todo lo que vi fue gente asumiendo su rol, sin nadie que se diera cuenta que no eran todo eso, que eran mucho más que cuerpos, que robots asimilando su función en el gran teatro.

¿Por qué diablos nadie se da cuenta que la corporeidad no es más que un papel interpretado y que cada uno somos lo que escondemos de nosotros? ¿Es que nadie se atreve a ser quién es? ¡Maldita apariencia! ¿Por qué no intentar ser libres de verdad? ¿Libres desde nosotros, auténticos, que para eso hemos sido creados?

Pensad cada día quienes soís en realidad y dejaros de máscaras y de papelitos por agradar. Agradaros a vosotros mismos. Desaprendamos lo robotizado y seamos LIBRES. Somos nosotros mismos que nos encasillamos y nos metemos en jaulas. La corporalidad es sólo una parte de nosotros, somos mucho más. ¿Esperaréis a descubrirlo cuando dejéis el cuerpo y el cerebro en un ataúd? Hay que despertar antes; se puede descubrir en vida.
Daros permiso de ser quienes soís. Cada día. SIN MIEDO.

Sub umbra floreo: c.bürk

Comentarios

Entradas populares