Todos somos Clarividentes-Claudia Bürk

Reseña para “Largo Recorrido” libro de relatos. Por Claudia Bürk



                                                                    Portada de la obra


Reseña para “Largo Recorrido” libro de relatos.
Por Claudia Bürk

Autora: Isabel Laso (Actriz, Directora de Teatro y escritora)
Año: 2011 (1ª Edición)
Editorial: Ciklos Editorial. Barcelona.
ISBN:978-1-4709-6368-2

                                                                         Isabel Laso

Los libros son seres con alma que deciden cuándo y cómo desean ser leídos. Un poco siempre he tenido esta sensación. Y ahora, tras haber devorado con avidez  al “Largo recorrido” de Isabel Laso, se confirma mi sospecha de que esto, en efecto,  sea así. A esto me veo obligada a añadir que fue el propio libro quién me dictó el orden de sus historias, como si éste intuyera mis propias emociones internas, haciéndome pasar así de una historia a otra, sin el orden propio de las páginas, de la congoja al sobresalto, de la sonrisa sarcástica al más profundo entendimiento, mientras varias lágrimas me recorrieron la mejilla, de hondo que caló en mí esa alma librera. Desfilaron un sinfín de sensaciones y emociones por mi corazón, del mismo modo que lo hacen los sobresaltos, los enamoramientos o la contemplación de una intensa película emotiva, mundana y aleccionadora. Acabé devorándome –como ya dije- a este libro con un hambre y una desesperación fuera de toda lógica. También debo admitir que jamás había tenido la suerte de leer algo tan intenso, dónde en unas meras páginas parecen estar inscritas decenas de vidas vividas en un instante de lectura. Dónde lo transcendental esté expuesto tan magistralmente, con tanta destreza y tanto talento de saber dar nombre a las sutilezas existenciales. 


¿Qué es la realidad? En el libro de relatos de Isabel Laso encontramos respuestas a esta pregunta. Podremos decir, al cerrarlo, “la realidad  vive entre éstas páginas”. A su vez, necesito admitir que no recuerdo ni una sola ocasión que me haya llegado la lectura de otro autor u otras historias tanto al alma como la manera de escribir que tiene Isabel. Porque si una cosa destaca es cómo nos cuenta las cosas. Si llegué a llorar con su escritura, no fue tan solo debido al contenido de sus historias y a cómo secuestran éstas nuestra sensibilidad , sino más bien me hizo emocionar el estilo literario de la autora, que de tan literario y pulido que es, de tan exacto llega a aproximarse a todo eso que no sabemos nombrar, me hizo encogerme y emocionarme sin parar, queriendo aplaudirle tras cada frase, juntando y separando las manos sin parar, encogida como un resorte. ¡Ni respirar me hizo falta! Si pudiera citar el estilo poético perfecto, sería el de Isabel: es un poco “Rilke” otro poco “Wilde” pero ante todo recuerda a la poética de Edgar Alan Poe. 

Esos que, como yo, vayan a tener o han tenido la suerte de disfrutar de la lectura de este libro, estarán de acuerdo conmigo en que su prosa tiene un cierto sabor personal, casi familiar, entrañable a veces, crudo si es necesario también, a la vez que incuestionablemente efectivo: es una flecha en los sentidos. Para mí, su prosa tiene ese regusto adyacente que deja una historia no inventada, sino contada en confidencia por una madre, o quizá un abuelo, un vecino, a quien una conversación en familia invita a recordar tiempos pasados. Refleja vivencias, por supuesto, pero también una sabiduría, una forma de entender a sus propios personajes, que tan solo el hábito de una escritora observadora puede aportar. 



“El cisne y la paloma”, “Caña de azúcar”, “La soga”, “El pozo”, “La sirena” , “La tejedora de sueños”, “La promesa”, “El nombre de la cosa” son los nueve relatos que contiene esta inmensa e intensísima obra literaria: repleta de acontecimientos que nos tensarán el alma, nos enfrentarán a la realidad existencial y a su vez a los sentimientos más perturbadores que creíamos no existentes en nosotros mismos. Isabel Laso es una Diosa Intelectual capaz de enfrentarnos a lo más vulgar en nosotros y también a lo más brillante que habita en nuestras almas. En “El nombre de la cosa” nos pone ante esa situación humana que rechaza lo que no conoce y por no conocer, desclasifica y mata. 

En cuanto a calidad artística, esta obra es única y genuina. Isabel Laso es una escritora con sobredeterminación, que domina a la perfección la escritura moralizante y de cuya técnica narrativa brota animada el dramatismo, lo gótico, lo desgarrador , lo profundo y bello, así como lo más humano. Sus virtudes son las que también fueron de Poe: pues en lo tocante a la técnica de Isabel, y a su apuntada fuerza narrativa, ésta comprende que el vigor de un cuento debe concurrir al acaecimiento. Las letras de Isabel Laso fluyen a la escena que ocurre –como pasa sobre los escenarios- . El intelecto de la autora es demasiado lúcido como para plantearse estériles cuestiones por dar fondo; sus cuentos son un consorcio. Organismos que respiran como lo hacen los hombres y laten con sus corazones. Estamos ante una obra maestra y una escritora cuyo talento sobrepasa cualquier expectativa y exigencia. Probable, muy probablemente, Isabel Laso ocupe el puesto como una de las mejores escritoras de nuestro tiempo.

Para conocer a la autora, saber más o adquirir la obra abrir los siguientes enlaces:
 
http://isabellaso.blogspot.com.es
http://isabellaso.blogspot.com.es/2011/11/largo-recorrido-libro-de-relatos-ciklos.html
http://www.amazon.es/Largo-Recorrido-Isabel-Laso/dp/147096368X/ref=sr_1_2?s=books&ie=UTF8&qid=1347903603&sr=1-2

Comentarios

  1. Querida Claudia, ya he linkeado esta emocionante reseña a mi Blog! I LoveU A Lottttt!!!!
    http://isabellaso.blogspot.com.es/2012/05/publicaciones.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares